domingo, 31 de octubre de 2010

*


Salgo temprano,y las calles ni están puestas, dicen,y yo ya noto el olor invierno.Vuelven los días lluviosos,tan benévolos para mi alma,si es que aun conservara algo de ella,aunque para mi ardió hace mucho.
Camino calle abajo y el frio cala hasta los huesos,pero ya casi ni lo noto.
Veo mi imagen reflejada en la oscuridad de un escaparate y siento que el tiempo a pasado desde la ultima vez,y me gustaría haberlo pasado a su lado.

Entonces me di cuenta de que la verdad es que echo de menos la compañía comprensiva, hace tiempo que no tengo,pero cuesta reconocerlo.

El mundo no esta echo para un ser impar,eso ya me esta pasando factura,aunque supongo que ya estoy comenzando a aceptarlo.
Por eso hoy creo que me quedare con los codos hincados en las rodillas ,esperando a que vengan los zombies a devorarme el cerebro,sabiendo que si no son ellos, seran mis recuerdos atormentadores los que acaben con mi cordura,para finalmente darme muerte y abandonarme en el camino del olvido que me acompaño en vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada